La cigarra y la hormiga

Este 25 de abril he visto tres noticias que no las he podido dejar en el olvido; una es la de una mujer de 76 que ha sido multada por “coacciones” al encadenarse a una sucursal tras su desahucio,otra es la de una mujer de 73 años que ha sido desahuciada por el Santander, ella había avalado el piso de su hijo con el suyo y ahora el banco se queda con los dos pisos y por último otra noticia de ese mismo día en la que que dice que una mujer intentó suicidarse cuando iba a ser desahuciada,tomó muchas pastillas y tenía una nota en la mano cuando se la encontraron el abogado y el notario que  notificaban su desahucio.

Encima de que el banco se queda  con los pisos, los desahuciados se van a pisos  de supuesto ” alquiler  social” pagando al mismo banco, una de ellas decía que qué había echo ella para merecer esto, ella que siempre había sido una hormiguita y ahora lo ha perdido todo.Yo me considero una hormiga siempre ahorrando y ahorrando para conseguir… ¿Para conseguir qué? si te lo roban todo.

Lo que pasa es que es muy fácil dar a las teclas de un ordenador  y ver como aumentan tus cuentas, señalar un número de rojo y poner al lado desahuciado, negar la dación en pago y no dar ninguna facilidad al ciudadano, todo esto es muy fácil cuando no ves personas y sólo ves números en un balance. Los presidentes de los bancos, los grandes directivos, son los que tenían que ir a los desahucios mirar a los ojos a una anciana y decirla: Me quedo con todo. Ellos son los que se tenían que llegar a la casa y encontrarse un cuerpo inerte con una nota el mano en la que ponga: Esto es por tu culpa.

¿Desde cuándo ha cambiado el cuento y la hormiga es la que pasa hambre y la cigarra la que tiene comida a reventar?¿Hasta cuando lo vamos aguantar?

 

 

Anuncios

3 comentarios

  1. Hada said,

    abril 27, 2012 a 1:20 am

    Me encanta la reflexión!

  2. sandra said,

    abril 29, 2012 a 12:54 am

    Muy bueno

  3. laotramadamebovary said,

    mayo 13, 2012 a 6:34 pm

    Porlaquilla, el banquero no se conmueve por los desahucios: mira la hoja de cálculo y evalúa la minimización del riesgo. Los bolsillos de los banqueros no tienen fondo y sus almas no están hechas para la compasión. Y nos cuentan el cuento de la hormiga para que ni siquiera cantemos; además es un botín muy suculento el que constituyen los pequeños ahorrillos de quien se pasa la vida trabajando y sólo canta coplillas que le ayuden a que la faena sea más soportable. Un saludo


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: