Los niños del piso de arriba

Los niños del piso de arriba, ellos siempre tan oportunos, jugando a los bolindres los domingos por la mañana, perfecto para la resaca. Taconean tu techo cuando más tranquilidad necesitas, cantan canciones desafinadas cuando tienes fiebre y a la horas de las comidas, parecen soltar hipopótamos en el salón, arrastrando las sillas sin cuidado y golpeando el suelo con el sillón.¡Cómo adoro a los niños del piso de arriba!Lo último es una completa ironía,aunque no hace falta que lo diga.

Gritan para no dormirse, gritan para no comer,gritan cuando están jugando, ¿por qué dios?¿Por qué bendeciste a los niños del piso de arriba, con tan tremenda voz?

Bajan las escaleras gritando y a pesar de su pequeño tamaño pisan con tal fuerza los peldaños que parece bajan cientos, cuando en realidad bajan dos. Qué puedo hacer con ellos, sólo son niños, por dios.

Como no puedo hacer nada, los dedico este escrito y sobre todo a sus padres sufridores que en algún momento, seguro que por todo lo que pasan les dedican un monumento.

Dedicado a todos los niños inquietos que te molestan con sus juegos.

Anuncios

1 comentario

  1. Hada said,

    noviembre 14, 2011 a 1:33 pm

    El mío como esos…y mira que solo es uno…pero dios mío de mi vida! Lo que se les puede llegar a querer y lo agotados física y psicológicamente que nos pueden llegar a dejar de sus juegos y travesuras…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: